Saltar link

Tu carrito

Tu carrito está vacío actualmente.
Haz clic aquí para continuar comprando .

Cómo tener una billetera “ambientalista”

Cómo tener una billetera “ambientalista”

¿Cómo podemos contribuir a través del dinero que gastamos en construir un mundo más eco-consciente?

 

El modelo de consumo actual está construido de tal forma, que a través de campañas publicitarias las empresas logran crear o fomentar necesidades en la gente, que de forma directa o indirecta afectan al bienestar del planeta a través del estrujamiento de recursos naturales. Las necesidades de los individuos, están por sobre las del planeta.

 

Para hacer las cosas aún más complicadas, muchas empresas han logrado detectar la creciente demanda por procesos de producción transparentes y sostenibles. Es por eso han dado un giro en su estrategia, creando campañas de comunicación que buscan convencer a las personas sobre sus valores ambientales y responsabilidad social corporativa (RSC) con el medio ambiente, cuando la realidad es que un MÍNIMO de sus procesos de producción ha evolucionado a procesos sostenibles. A esta práctica se le llama greenwashing, la cual nos da una ilusión de una elección responsable, cuando en realidad no lo es.

 

El rol del gobierno vs. el nuestro

 

En una sociedad donde se ha vuelto tan difícil controlar lo que pasa a nuestro alrededor (autoridades, empresas, sistemas de producción), ¿Cómo podemos contribuir como individuos a poner un freno a estas prácticas poco sostenibles? El método más efectivo comienza en nuestro bolsillo.

 

“Es responsabilidad de nuestros gobiernos frenar toda prácticas irresponsable a través de requisitos y normativas legales”. Sí, tienes toda la razón, pero es iluso pensar que solo depende de ellos. Piénsalo de esta forma, ¿Alguna vez has votado por que las frutas y verduras vengan pre-empacadas en plástico? No, porque hay producciones independientes a cualquier sistema normativo. Quizás en un futuro ideal existan leyes que prohíban hasta la venta de botellas plásticas, pero no podemos confiarnos en que será así. Los gobiernos no pueden garantizar que los sistemas de consumo cambien, la gran diferencia está en donde pones tu dinero. 

La ecuación ganadora para un consumo responsable incluye gobiernos, empresas y personas.

 

¿Cómo podemos tener una billetera ambientalista?

 

Bajo la premisa de que las empresas pueden mantener sus producciones ya que hay personas demandando sus productos, la forma ideal de dar el giro hacia una billetera activista, es poner nuestro dinero en empresas que realmente puedan demostrar sostenibilidad ambiental en sus procesos de producción. Esto implica entender quién es “el actor bueno” y quién es “el actor malo”, y obviamente esto puede ser confuso debido al greenwashing que mencionamos anteriormente. Además queremos ser realistas asumiendo que existe un dilema de precios, ya que por más que quisiéramos, no todos podemos manejar autos Tesla o comprar papel higiénico de bambú. 

¿Cómo logramos un equilibrio cuando quiero que mis elecciones de compra sean eco-conscientes pero mi presupuesto no lo permite?

 

Primero siendo conscientes de nuestra elección y por ende elegir con cuidado lo que compramos de ellos. Quizás dentro de tu lista de compras sí puedes reemplazar algunos productos por otros más sostenibles y francamente, en muchos casos el mejor remedio es comprar menos.

 

Segundo, tratando de detectar el verdadero costo de las cosas. La primera bandera roja te la da el precio. Comprar un jeans por $5.000 no es normal, ese precio deja en completa evidencia que el costo de ese jeans lo está pagando alguien más, y ten la certeza que no es la empresa que te lo vende. Dentro del proceso de manufactura hay alguien pagando el precio, ya sea el proveedor de telas, los trabajadores a través de sus salarios, quizás las fábricas tienen condiciones precarias para sus trabajadores, etc. Pensar en esto de seguro te ayudará a ser más crítico con tus elecciones.

 

Del libro Wallet Activism: How To Use Every Dollar You Spend, Earn, and Save As A Force For Change sacamos 4 preguntas prácticas que te permitirán crear un marco de elección al momento de ocupar tu dinero para financiar algo:

  • ¿Para quién?
¿Tiene esta compra un fin colectivo? ¿Beneficia a alguien más? Idealmente pensar en aquellos en desventaja.
  • ¿Pueden todos optar por esta opción?
Si la respuesta es si, ¿Es sostenible que más personas lo tengan?
  • ¿Es muy barato?
Si es excesivamente barato, piensa en el proceso de manufactura y trata de deducir quien esta pagando el verdadero costo.
  • ¿Qué estoy financiando?
Piensa en qué tipo de planta estás financiando con esta compra.

 

Déjanos tus comentarios, nos encanta leerlos,

 

Con cariño,

Dani.

Sigue leyendo

Lista completa de Podcast sobre medio ambiente que debes escuchar (español e inglés)

Lista completa de Podcast sobre medio ambiente que debes escuchar (español e inglés)

Julio sin plástico

Nuestros mejores consejos para este Julio sin Plástico

Formas de reutilizar el papel de regalo

6 formas de reutilizar el papel de regalo

Comentarios

Se el primero en comentar