Saltar link

Tu carrito

Tu carrito está vacío actualmente.
Haz clic aquí para continuar comprando .

5 estrategias para llevar una estilo de vida más simple

5 estrategias para llevar una estilo de vida más simple

 

El tema de este blog, va enmarcado dentro de las reflexiones que hacemos año a año alrededor de esta fecha. 


El año pasado, les compartí el blog “Mis 12 resoluciones para el 2020”, y si bien fue un año absolutamente fuera de lo planeado, todas las resoluciones listadas fueron pensadas para hacerlas desde cualquier lugar, incluso desde tu hogar. Así que si quieres un par de ideas para añadir a tu lista de este año, te invito a revisar este post.


Algo que a todos nos ha enseñado el 2020, es que podemos planificar todo lo que queramos, sin embargo, no tenemos en absoluto el control de todos los factores que pueden afectar nuestros planes y por ende, debemos estar preparados para el cambio, adaptarnos lo más rápido que podamos, y por supuesto, poner todo de nuestra parte para enfrentar el nuevo escenario de la mejor forma posible. 


Otra cosa muy importante que he aprendido este año, y les quiero compartir en este blog, es que un vivir más minimalista simplifica mucho las cosas. “Vivir minimalista” puede sonar extremo para algunos, pero la verdad es que no es más que llevar un estilo de vida más simple. ¿A qué me refiero con eso? Me refiero a que te desprendas de los ”por si acaso”, “los extra”, “los algún día”, ¿Se entiende la idea?. Ya sé, si tienes hijos estás pensando que es más fácil decirlo que hacerlo, y tienes razón, pero nosotras somos full propulsora de los procesos graduales, en algún momento llegaremos a nuestra meta ideal.


¿Por qué intentar llevar un estilo de vida más minimalista? Hay varias razones, por nombrar algunas: 


  • Te ayuda a tener claridad sobre lo relevante en tu vida: Si tienes algo, es porque realmente lo necesitas. 
  • Menos caos: Eliminas los conflictos innecesarios, las tareas pendientes excesivas y las distracciones sin sentido.
  • ¡Ayudas al medioambiente!: Así es, es impresionante la disminución en la cantidad de desechos que generamos al eliminar los extra de nuestra vida.

 Así que hoy les quiero dejar 5 estrategias que me han ayudado a mi a desprenderme de lo no esencial y llevar un estilo de vida más simple.

 

Se realista en tus metas para lograr tu“ Yo ideal”


Es muy bueno que tengamos aspiraciones y sueños para realizarnos personalmente, pero a quien no le ha pasado, llega un nuevo año y dices “Este año si o si voy a aprender a pintar”. Vas a la tienda y compras óleos, acrílicos, pinceles, lienzos, etc., buscas un lugar en tu ya muy ocupada casa para guardar todas las cosas y aún así, tocas ese pincel con suerte una vez, sin embargo, te convences de que el día llegará o simplemente te da pena deshacerte de ese lindo proyecto. Luego, después de muchos años, en un arranque de organización y limpieza, encuentras los productos, tienes un momento de honestidad contigo mismo y asumes que ya no pasó. En el mejor de los casos los donas, en el peor los botas a la basura.


¿Cómo podemos salvarnos a nosotros mismos, y al medioambiente, de este proceso innecesario? Siendo realistas sobre nuestros talentos y habilidades, nuestros gustos, nuestro tiempo, y nuestra constancia y compromiso al abordar nuevos proyectos. Antes de comprar cosas para tu nueva resolución pregúntate ¿Me veo haciendo esta actividad en el poco tiempo que tengo libre? Y aunque duela (y en buen Chileno) ¿Tengo dedos para el piano?. Si tu respuesta es sí, ¡Dale!, pero si objetivamente es no, destina ese tiempo libre a actividades que ya estén en tu vida y realmente disfrutes.

 

Monitorea de cerca tus “necesidades”


Cada cierto tiempo es bueno hacer el ejercicio de preguntarse qué tiene ocupada tu mente. Muchas veces serán los quehaceres cotidianos pero también nos encontraremos dedicando harto tiempo a cosas materiales que creemos necesitamos. A veces te vas a encontrar pensando sin parar en esa KitchenAid que tiene tu amiga, en el celular que acaba de salir, o en los juguetes que le podrías comprar a tus hijos. 


Hay que recordar que muchas de las cosas que “pensamos que necesitamos” son necesidades creadas por lo medios, y el hacer caso a estos impulsos nos lleva a querer más, y preocuparnos sobre cómo podemos obtenerlas, una tarea muchas veces abrumadora.


Mi regla de oro, es que cuando tengo la cabeza ocupada pensando en algo que vi en redes sociales o la calle, me pregunto ¿Tengo ya en mi casa algo cumpliendo esa función? Si la respuesta es sí, pienso inmediatamente en lo que significa deshacerme de eso. En el mejor de los casos podrás reciclarlo o llevarlo a algún centro, pero si no es reciclable, lo más probable es que lo botes a la basura. 


Cuando me doy cuenta que algo perfectamente funcional va a terminar desechado porque quiero una nueva versión, esa “necesidad” sale a la luz como un mero “impulso” y dejo de pensar en eso. Cuando dejo de pensar en eso mi mente descarta esa preocupación, y eso sin duda te da paso a una vida más minimalista.


Este principio también lo aplique en mi transición a una vida más eco-friendly, por ejemplo, antes de reemplazar un producto de plástico por uno de material sostenible como bambú, ocupa tu producto de plástico hasta que ya no de más. Si ya lo adquiriste, no le quites vida útil solo por apurarte a saltar a la opción más eco-friendly. 

 

Deja los prejuicios sobre las cosas usadas


De segunda mano no significa roto, sucio, ni malo. Significa extender la vida útil de un producto que una persona ya no lo necesita, por ejemplo, los juguetes y ropa de niños. Solo en Estados Unidos se producen al año 3 billones de juguetes. Ya sabemos que los juguetes se categorizan por edad principalmente por razones de seguridad, y también porque los niños van cambiando sus intereses a medida que crecen, eso significa, que pasan por sus manos con suerte un año y luego en la siguiente navidad tendrán nuevos juguetes que estrenar. El caso de la ropa para bebés es aún más extremo, algunos bebés crecen tan rápido que solo alcanzan a usar su ropa un par de meses antes de cambiarla. 


¿Por qué no simplificar la tarea de búsqueda, compra y posterior desecho de este tipo de productos al donarlos? Lo mismo con los libros escolares, ¿No sería mucho más fácil crear una red de padres en el colegio de tu hijo donde se vayan pasando los libros entre ellos?


Elegir cosas de segunda mano, donar o recibir donaciones no es sinónimo de ser tacaño, o estar pasando por una crisis financiera, sino que significa hacer una elección inteligente que simplificará significativamente algunas áreas de tu vida, y al mismo tiempo librará al mundo de producciones innecesarias. Por eso me gusta el concepto pre-loved (pre-amando), ya que denota que fue la primera elección de una persona, y no que es el desecho de una persona. 

 

Elige tus momentos


Con esto me refiero a elegir dónde inviertes tu energía. Decir que sí a todo puede parecer muy entretenido, pero no siempre es la opción correcta. Si bien, existió un momento en el que podías hacer múltiples actividades en un mismo día, y levantarte al día siguiente con la misma energía, es irrealista pensar que eso durará toda la vida. La realidad, es que muchas veces logramos terminar con suerte nuestra jornada laboral y dejamos la última reserva de energía para estar con la familia.


La solución no es decir que no a todo, sino que elegir con sabiduría donde pondrás tu energía. No solo simplificará tu planificación semanal, sino que también te ayudará a estar al 100% en las actividades que elijas. 

 

Organiza tu casa


No estoy hablando de poner etiquetas o post it en todos tus los rincones de tu casa, sino que a ordenar, descongestionar y remover los artículos innecesarios en tu hogar. La organización y el orden se vuelven infinitamente más fáciles una vez que tu casa se ha descongestionado.


Ojo, cuando empieces este proceso vas a luchar contigo mism@ al decidir si mantienes o no ese producto por el que pagaste tanto dinero, pero debes entender que la pérdida de dinero no ocurre en ese momento, si no que cuando pagaste por él, hoy en día no es más que un costo hundido. Si no usas ese producto, de seguro estará mejor en manos de alguien que realmente lo necesita.


Organizar tu casa se puede transformar fácilmente en un proyecto de upcycling. Si encuentras artículos en tu hogar que ya tienen un aspecto medio viejo, te invitamos a googlear cómo transformarlo en algo más, hoy existen proyectos de upcycling para darle una segunda vida a absolutamente todo. También puedes encontrar ideas en nuestro blog “15 ideas geniales de Upcycling que debes hacer ya”.


Ahí lo tienen, 5 estrategias que me han ayudado un montón a simplificar mi día a día. Te invito a elegir un par y aplicarlas en tu 2021.

Sigue leyendo

9 Ideas decoraciones navideñas que puedes hacer en tu mismo

9 Ideas decoraciones navideñas que puedes hacer en tu mismo

Formas de reutilizar el papel de regalo

6 formas de reutilizar el papel de regalo

Periodo Sustentable: Guía sobre los distintos métodos

Periodo Sustentable: Guía sobre los distintos métodos

Comentarios

Mélida Polanco

Los consejos brindados en este artículo me parecen de gran utilidad, un estilo de vida más minimalista realmente simplifica la vida y con ello se logra mayor bienestar y control de muchos factores. la ley de la manifestación de Andrew Corentt destaca la importancia de la armonía y el buen uso de la energía para lograr las metas que nos proponemos.